Empantanada, integración de la Dirigencia Estatal del PRD

0
2

Aprovechando la crisis, sigue al frente del Partido Manuel Cambron

Alfredo Gonzalez

La integración de la Dirigencia Estatal Colegiada del Partido de la Revolución Democrática, se mantiene “empantanada” al grado que desde hace dos semanas se tuvo que instalar una mesa política con la presencia de los representantes de corrientes nacionales y locales, para analizar quiénes son los perfiles adecuados para estar al frente del PRD Tlaxcala en la etapa provisional.

Incluso, Manuel Cambrón Soria y Domingo Calzada Sánchez continúan fungiendo como Presidente y Secretario General del Comité Ejecutivo Estatal, hasta que se logren los acuerdos correspondientes, por lo que el primero ha tenido que combinar su papel de líder estatal con el de Delegado del Comité Nacional del Sol Azteca en Quintana Roo, donde este 2019 habrá elecciones.

Al respecto, el propio Cambrón Soria confirmó que el miércoles se llevará a cabo la tercera reunión de esa mesa política en la que toman parte, entre otros, los dirigentes de corrientes Gelacio Montiel, Ubaldo Lander, Alberto Amaro, Salvador Méndez, Christian Vaslaf Santacruz y Santiago Sesín, para valorar la mejor manera de reconstruir al partido y su militancia, luego del “tsunami que nos arrasó el año pasado”.

Reconoció que rumbo a los tiempos políticos locales de 2021, el partido se encuentra en crisis pero hay voluntad de quienes se mantienen firmes en el PRD para reorganizarse, lo cual tiene que ver también con la política de alianzas que seguirán en Tlaxcala, particularmente con el PAN.

“En Tlaxcala no ha habido cambios y la dirección nacional no ha tomado ninguna determinación, porque le está dando prioridad al trabajo político en los Estados donde habrá elecciones este año (Tamaulipas, Baja California, Quintana Roo, Aguascalientes, Puebla y Durango), así que junto con Domingo Calzada decidimos retomar la conducción política del partido”, manifestó Cambrón Soria.

Por lo pronto, el PRD seguirá lidiando con la posibilidad de alcanzar consensos para definir una Dirigencia Colegiada en el Estado,  en medio también de aprietos económicos que le han obligado a tomar medidas de racionalidad.