#PerspectivaAlternativa • Arrecia el embate contra periodistas • Controversias • Leticia Alamilla Castillo

0
200
alternativa-Leonardo Curzio

“No pago para que me peguen” –José López Portillo-

El miedo a los periodistas

Una vez más la intolerancia del poder ante el trabajo periodístico queda evidenciado con el despido de uno de los comunicadores incómodos para la Presidencia de México, Leonardo Curzio, quien desde hace 18 años estuvo frente a los micrófonos de su noticiario en Radio Mil.

El comunicador acompañado de dos analistas con perspectiva, medianamente crítica, cometió la osadía de poner sobre la mesa de análisis la propuesta de los tricolores de eliminar la figura de los plurinominales, además de calificar de engañosa, la propuesta de eliminar el financiamiento a los partidos políticos.

El periodista mantuvo a lo largo de su trayectoria –desde mi perspectiva- una postura equilibrada en el manejo de la información, no pretendía emitir opinión que se convirtiera en un escándalo mediático, más bien, podíamos escuchar en sus tertulias transmitidas los jueves, un análisis moderado.

Pero el pasado jueves 28 de septiembre el tono de los analistas que participaron en la tertulia fue más directo de lo habitual, se habló del intento de disfrazar ambas propuestas priistas para engañar a la sociedad mexicana.

Gobernar un rancho, no es lo mismo que gobernar un país

Esta forma tan autoritaria de ejercer el poder sobre los medios de comunicación me hizo recordar mis viejas clases de Sociología y a uno de los mayores representantes de esta disciplina como lo fue Max Weber cuando se refería al Estado patrimonial.

Y es que, si algo  nos ha mostrado la historia de nuestro país, es que está plagada de personajes que al llegar a la silla presidencial consideran que el país pasa a formar parte de su patrimonio personal.

En este sentido, no hay que olvidar a personajes como José López Portillo quien consideraba este país como parte de su patrimonio y no concebía un ejercicio del poder que no estuviera centrado en su figura. Si algo disfrutaba López portillo era el halago en los medios de comunicación, quería a los periodistas que, cual si fueran cronistas deportivos, hablaran de sus hazañas al frente de este país y la brillantez de sus jugadas en la política.

Octavio Paz también trató de identificar las peculiaridades del Estado mexicano y decía que algunos gobernantes lo consideraban como su rancho o su hacienda y que les era muy difícil diferenciar su patrimonio personal con su obligación al frente de un cargo público tan importante como era el de ser Presidente.

Octavio Paz en esas peculiaridades del Estado mexicano, hay presidentes, gobernadores que considerar que el Estado es su rancho, es su hacienda, es lo que se considera como el Estado patrimonial que le pertenece a quien gobierna, le cuesta trabajo diferenciar su patrimonio de su obligación

Intolerancia

Detrás del despido de Leonardo Curzio está la mano oscura de la Presidencia de la República que nos muestra que las críticas a las maniobras emprendidas por el PRI calaron muy duro y la reacción inmediata -tal y como se ha hecho con otros periodistas en esta administración- fue la de pedir sus cabezas, silenciar de la forma más ruin las voces de los que no halagan, de los que no aplauden, de los que no se agachan y forman parte del besamanos mediático.

Sin duda, la intolerancia está en su máxima expresión y es una clara muestra que hay personajes de la política en todos los niveles, que son un claro ejemplo de cobardía, porque utilizan mecanismos nada transparentes para mostrar sus auténticas intenciones: de acallar las voces incómodas.

A la cúpula en el poder le cuesta mucho trabajo escuchar frases como: “es una trampa la propuesta de la eliminación de los plurinominales planteada por los priistas”; “es tramposa la propuesta porque es una regresión autoritaria a la conformación de las dos Cámaras”; “es un circo, la gente no es tonta”

La censura en los medios en este país opera de diversas formas y una de ellas, es con dinero, si, con dinero, porque la publicidad que paga el gobierno federal a los medios tiene un monto verdaderamente impresionante.

Y como diría José López Portillo “no pago para que me peguen” ese es el principio que prevalece en la actualidad y quien no se sujeta, corre el riesgo como Curzio, de “tener que renunciar porque me pidieron la cabeza de mis colaboradores”.

Son las formas sutiles y ruines como opera la censura de quienes no se alinean, de quienes sufren de forma directa el autoritarismo de un gobierno que censura, que es intolerante, que gusta de la foto aparentando ayuda a los ciudadanos víctimas de algún desastre como los recientemente ocurridos en nuestro país.

Un gobierno que detesta que algún periodista señale que se han destinado alrededor de 37 mil millones de pesos para publicitar a un personaje que gusta de las cámaras de televisión con tomas desde su mejor ángulo.

Apuntes…

Es un riesgo permitir que se silencien las voces de periodistas que ventilan la corrupción, que analizan y desenmascaran acciones que pretenden engañar a los ciudadanos.

Asesinar periodistas, sacarlos del aire, lograr su despido, utilizar recursos como mecanismo de chantaje es una muestra, además de autoritarismo, de nerviosismo…

Comments

comments

No hay comentarios